Tfno.: 91-599 06 99

Contraindicaciones:

La sauna tiene incidencia en el sistema circulatorio, por lo que las probables alteraciones que se pudieran tener pueden condicionar su uso. No se debe tomar una sauna si se tiene alguna de estas enfermedades o alteraciones:

– Problemas de corazón como infarto de miocardio, estados de descompensación cardiovascular y síntomas de estenosis.
– Problemas venosos crónicos, insuficiencia venosa, síndrome postrombótico.
– Varices en fase aguda.
– Problemas de circulación cerebral, trombosis, estados tras haber sufrido infartos cerebrales.
– Tensión arterial baja.
– Hipertensión arterial de origen renal superior a 200 mmHg.
– Glaucoma.
– Hipertiroidismo.
– Tumores.
– Toxemias gravídicas severas.
– Enfermedades inflamatorias agudas internas como hepatitis y nefritis.
– Episodios de fiebre.
– Enfermedades infecciosas como hongos.
– Los tres primeros meses de embarazo.
– Embarazadas con historiales de partos prematuros

Hay que tener precaución en los siguientes casos:

– Durante la menstruación: por la bajada de tensión arterial.
– Hipertensión compensada mediante medicación: el enfriamiento se debe realizar sin ducha y progresivamente.
– En hipertensiones no medicadas: sólo se puede tomar bajo consejo médico

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat